Asesinada Norelia Trompeta, firmante del Acuerdo de Paz

Asesinada Norelia Trompeta, firmante del Acuerdo de Paz

El Consejo Nacional de Reincorporación componente FARC, condena el asesinato de Norelia Trompeta Hachacue, firmante de la paz, en la vereda El Palmar del corregimiento de Timba en el municipio de Buenos Aires, mientras se encontraba desarrollando su proceso de reincorporación. Norelia además era asociada de la Cooperativa Ecomún La Esperanza CECOESPE en el mismo municipio.

Con ella, son 277 seres humanos, con familias, sueños e historias, silenciadas por el estruendo del conflicto. Se hace cada vez más doloroso e insoportable el asesinato sistemático de firmantes de la paz, en medio del silencio y la total impunidad por parte del Estado Colombiano. Esto sumado a la grave situación de amenazas, estigmatización, desplazamientos y demás hechos victimizantes que han sufrido quienes se encuentran en el territorio aportando a la construcción de paz se convierte en un llamado inmediato a la Comunidad Internacional para generar acciones inmediatas para salvaguardar la integridad de las y los firmantes de la paz.

Desde el componente FARC denunciamos con vehemencia ante los Organismos Internacionales y el Estado Colombiano la escalada de violencia contra la población en proceso de reincorporación del ETCR la Elvira en Buenos Aires Cauca, lo que hace urgente e inaplazable el traslado del Espacio territorial y demás acciones necesarias para la mitigación de los riesgos de seguridad para las y los firmantes. Desde febrero de 2020 el colectivo en su mayoría tomó la decisión de forma asamblearia de abandonar el espacio dejando atrás a la comunidad que los recibió y el arraigo que se ha logrado durante los últimos años bajo la obligatoria necesidad de proteger sus vidas y las de sus familias, pero a la fecha esto aún no ha sido posible.

Denunciamos la responsabilidad por omisión del Gobierno Colombiano pese a las continuas solicitudes hechas por la población y su incapacidad de garantizar la vida y la seguridad de las y los firmantes y hacemos un llamado a la Comunidad Internacional y a los países garantes a pronunciarse e instar al Gobierno Nacional para implementar medidas efectivas de prevención y protección para preservar la vida de quienes firmamos la paz.

Extendemos nuestra solidaridad con la familia y demás asociados de la cooperativa reconociendo lo difícil y doloroso que es el asesinato de quien firmó y se comprometió con la paz.

¡POR LA VIDA Y POR LA PAZ!