Configuración del censo electoral y su impacto en los procesos democráticos del país

Configuración del censo electoral y su impacto en los procesos democráticos del país

  • Según fuentes oficiales, miembros activos de la Fuerza Pública han ejercido el derecho al voto; personas que ya fallecieron están incluídas en el Censo Electoral y más de 200 municipios del país registran más votantes que habitantes.
  • En Colombia, las irregularidades en el Censo Electoral propician fraude, trashumancia electoral y cuestionan la legitimidad y transparencia de las elecciones. El detrimento patrimonial ha sido cuantioso.
  • El umbral exigido para la consulta anticorrupción no habría sido el real, lo que significa, que sus resultados deben tener plena validez y ser acatados por las autoridades.

Bogotá, 7 de diciembre de 2020.- En Colombia “existen más votantes que ciudadanos colombianos mayores de edad habilitados”, advirtió el senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, al denunciar que en el censo electoral habría dos millones quinientos mil votantes ficticios. “El censo electoral no guarda una relación lógica con la realidad poblacional del país”, dijo.

Las graves denuncias las hizo el senador Cepeda, durante el debate de control político sobre la composición y la falta de depuración del Censo Electoral, al que fueron citados la ministra del interior, Alicia Arango, y el registrador nacional del Estado Civil, Alexander Vega. El debate se llevó a cabo en la comisión Segunda de Senado.

Iván Cepeda recordó que “desde hace varios años los organismos de control, particularmente la Contraloría General de la República, vienen advirtiendo serias irregularidades en los procesos electorales, y particularmente en la composición y depuración del censo electoral. Todo indica que no se han tomado las medidas necesarias para atender estas reiteradas advertencias”.

Durante su intervención informó que, de acuerdo con fuentes oficiales, “existen cerca de 8 millones de inconsistencias detectadas en las cédulas del censo electoral”.

Asimismo, alertó por qué los más importantes procesos electorales “han sido afectados por estos problemas e inconsistencias protuberantes en el censo, como es el caso de la consulta anticorrupción del 2018”.

Precisamente, Cepeda pone de manifiesto un informe de la Registraduría Nacional,  según el cual, se evidencian serias inconsistencias en el censo electoral. (Ver informe RNE 05-02-19).

Las irregularidades se relacionan con que en Colombia se presentan como habilitadas para votar personas que han fallecido; menores de edad; personas que no renovaron su cédula; personas que no figuran en el Archivo Nacional de Identificación, que es la fuente de la que emanan las cédulas habilitadas para votar.

Por otra parte, las auditorías que se han hecho por parte de la Contraloría al censo electoral en los últimos cinco años demuestran deficiencias en la depuración, seguimiento y control a este registro electoral.

“Las más significativas tienen que ver con que en  existe personal activo de la Fuerza Pública incluido en el Censo Electoral y que efectivamente vota, pese a la prohibición constitucional y legal que existe para esta población” denunció Iván Cepeda.

Según la Contraloría, en las elecciones locales de 2019 se estableció que en una muestra de 4.956 militares que figuraban como activos y que formaron parte del Censo Electoral ese año, 2.113 registros ejercieron el derecho al voto en los comicios electorales, es decir, el 42,6% del total de los militares habilitados ilegalmente para votar.

Cepeda Castro expuso en detalle el caso de la Consulta Anticorrupción, realizada el 26 de agosto de 2018. “No contó con un censo electoral real y, según la información que hemos analizado, el umbral de esa consulta fue superado con creces”, señaló. En ese momento, según Cepeda, el censo electoral real de entonces era de 33.743.169 y no de 36.421.026. “Esa diferencia implica que el umbral real para la consulta anticorrupción era de 11.247.723, no de 12.140.342 como fue exigido. “Por lo tanto, los votos alcanzados en la consulta fueron suficientes, superando el umbral incluso por más de 427 mil votos, lo que significa que hoy sus resultados deben tener plena validez y ser acatados por las autoridades”, señaló el senador del Polo.

Cepeda indicó que pese a que las autoridades son conscientes de esas irregularidades, “han tolerado innumerables delitos electorales como la trashumancia y la suplantación de identidad”.

Incluso, mostró que en el 2016 la Contraloría estableció cuatro hallazgos relacionados con el censo electoral, para lo cual determinó ocho acciones de mejoramiento. “De estas, en un informe para la vigencia de 2019, el organismo de control fiscal determinó que el 75% de las acciones planteadas no fueron efectivas. Esto quiere decir que las inconsistencias del censo electoral persisten y esto afecta tanto el patrimonio público, entendido como derecho colectivo, como la posibilidad real de elegir y decidir que tiene el pueblo colombiano, entendido como derecho fundamental”, dijo el senador Iván Cepeda.

En consecuencia, de acuerdo con el senador, “no existe fiabilidad sobre la composición y depuración del Censo Electoral, el cual puede ser considerado la ‘llave de maestra’ de acceso al poder público en una democracia”.

Cepeda pidió la permanente depuración del censo, además de investigar y sancionar a los responsables. Anunció la presentación de las acciones jurídicas necesarias para que se puedan tomar los correctivos que garanticen una adecuada composición y depuración del censo electoral, y se adopten las medidas que garanticen el sistema democrático.

Prensa y comunicaciones

Senador Iván Cepeda Castro