El Partido Comunes y sus iniciativas para mantenerse vigente después de 2026

El Partido Comunes y sus iniciativas para mantenerse vigente después de 2026

 

La Bancada de la Paz, le apuesta en estos cuatro años a que, finalmente, se cumpla en su totalidad el Acuerdo de Paz, en el Gobierno de Gustavo Petro.

Los congresistas del Partido tienen un gran desafío, pues para continuar en el Congreso, después del 2026, deben convencer al electorado y para ello, aseguran que ya tiene la ruta diseñada.

La confianza está puesta en que el actual Gobierno, apoye y respalde las iniciativas que propone el Partido, sobre todo en el enfoque para mejorar la ruralidad colombiana, que busca solucionar los problemas de tierras del país, fortalecer el campo y atender las necesidades del campesinado. Pues la mayoría de las iniciativas que ha presentado la Bancada, buscan que estas ideas se materialicen.

El senador de Comunes, Julián Gallo, en entrevista con el diario El Espectador, habla de un proyecto que se empezará a discutir a finales de septiembre, en la Comisión Tercera de la Cámara, sobre alivio financiero para el campesinado, en el que propone que esas deudas sean condenadas “pues no van a tener esa posibilidad de pagarlas y un aspecto fuerte de este Gobierno es precisamente el campo y ayudarle al campesino”.

“Hay una cantidad enorme de campesinos que están a punto de perder sus fincas porque, a raíz de la pandemia y el invierno, no han podido pagar sus obligaciones”, explicó.

Asimismo, la senadora Sandra Ramírez, afirma que la reforma rural “traduce la implementación integral del Acuerdo de Paz”. Además, asegura que la jurisdicción agraria es necesaria para la construcción de una “paz total” “Esta jurisdicción es necesaria, porque el conflicto que se ha vivido en nuestro país ha sido fundamentalmente por la tenencia de las tierras y alrededor de esto hay guerra y desplazamiento”, afirmó.

El senador Gallo, también manifiesta la disposición del Partido, bajo su experiencia y compromiso por la paz, para alcanzar la “paz total” a la que le apuesta el Presidente. Sería, según ellos, una ficha que el mandatario podría aprovechar “una experiencia que acumula tal vez 30 años de diálogos de paz, pues estuvimos en los de la Uribe (Meta), luego en Caracas (Venezuela), en el Caguán (Caquetá) y finalmente en La Habana (Cuba)”. El ofrecimiento ya está hecho, y ahora el balón está en campo del Gobierno. “Obviamente, desde el Congreso, desde la Comisión de Paz, a la cual pertenecemos, podremos aportar, pero quien define hasta dónde y cómo ayudar son ellos”, concluyó el congresista, Julián Gallo.

Para leer la noticia completa. Haga click aquí